Lunes - Viernes → 8:30-13:30 y 15:30-19:30h
 Conducir con una buena postura te puede salvar la vida

Conducir con una buena postura te puede salvar la vida

La capacidad de reacción es crucial

En Neumáticos Cheto hemos detectado que, en muchos accidentes, la posición en la que se encontraba el asiento del conductor no era la más adecuada para su fisionomía. Así que hoy vamos a darte las claves para ajustar tu postura de conducción de forma rápida y eficaz. 

¿Cómo influye la postura de conducción en el manejo de tu vehículo?

Una mala posición al volante puede entorpecer tu capacidad de reacción, y esto sucede porque influye en la visibilidad que tenemos sobre la carretera y en la capacidad de reacción a la hora de accionar el acelerador y los frenos. Ernesto Nava, director de la Escuela de Conducción RACE, advierte que el puesto de conducción es la posición crucial desde la que nos ponemos a los mandos de nuestro vehículo para dar las órdenes. Si no estás bien posicionado mientras conduces, tus órdenes no serán tan eficaces. La distancia con los pedales y la maniobrabilidad no es la adecuada, y ante un imprevisto, el riesgo de sufrir un accidente es mayor.

Según concluye un estudio al respecto elaborado por RACE en colaboración con Goodyear, un accidente a más de 55 km/h puede resultar mortal si los ocupantes viajan de forma incorrecta. Entre los errores más habituales se encuentra el empleo recostado del respaldo, los malos usos del cinturón de seguridad y el colocar los pies sobre el salpicadero.

El piloto de carreras más famoso de España, Carlos Sainz, dedicaba horas y horas al puesto de conducción en su coche de rally. Esta anécdota pone en relevancia lo importante que es la posición al volante.

Conoce los elementos clave para ajustar la postura de conducción

A la hora de ajustar la postura y para un control óptimo sobre tu vehículo, los elementos principales son cinco:

  1. Asiento
  2. Volante
  3. Reposacabezas
  4. Espejos 
  5. Cinturón de seguridad

A continuación te explicamos cómo debes ajustar correctamente el puesto de conducción. Estos consejos son válidos para todos los ocupantes del vehículo, para mejorar su seguridad aunque no vayan a conducir.

Asiento

PASO 1: Siéntate y ajusta la cadera en el ángulo entre respaldo y asiento de manera que no haya hueco entre tu espalda y el asiento. Mejora tu apoyo y sujeción al no curvar la zona lumbar.

PASO 2: Una vez colocada la cadera, ajustamos la banqueta para contar con el máximo apoyo de los muslos y reducir el cansancio y la fatiga en esta zona conforme aumenta el tiempo en carretera.

PASO 3Ajusta la distancia a los pedales. Para ello pulsa el pedal de embrague a fondo de forma que tu rodilla quede ligeramente flexionada. De esta forma la sensibilidad sobre los pedales será óptima a la hora de accionarlos y mejora tu capacidad de reacción ante cualquier imprevisto.

PASO 4Regula el respaldo, ya que una incorrecta posición desintegra la colocación del espacio, y esto influye tanto en el conductor como en el resto de pasajeros. Apoya toda la espalda en el respaldo para que esté lo más vertical posible, pero no totalmente. Una posición completamente recta o demasiado tumbada, puede cargar demasiado la zona lumbar. 

PASO 5Ajusta la altura del asiento. Cuanto más bajo, mejor protegemos el cuerpo frente a impactos y la estabilidad del conductor es mejor ante bandazos. Sin embargo, cuanto más elevado esté el asiento, más cerca está la cabeza del techo y lateral, lo que aumenta los riesgos de lesiones. 

¡Atención! En personas de baja estatura es prioritario que el cinturón de seguridad quede a la altura de la clavícula y no encima del cuello.

Volante y manos 

PASO 6: Ajusta la posición de las manos y el volante. Con los hombros apoyados en el respaldo, estira el brazo para que la muñeca quede en la parte superior del volante. Si tu coche no cuenta con ajuste de profundidad del volante, tendrás que jugar con el asiento sin llegar a estar demasiado tumbado o demasiado vertical.

¡Conducir con los brazos muy estirados y el respaldo tumbado es muy peligroso! 

Tu instinto de reacción ante una situación de emergencia será acercarte al volante, desestabilizando tu posición de apoyo y pudiendo perder el control de la situación. Al agarrar el volante fuertemente para sujetarte, anulas tus reflejos para girarlo y dirigir el vehículo. Además, cuando conducimos con los brazos estirados, el impacto de una colisión frontal se carga directamente en la clavícula, provocando más lesiones.

Recuerda ajustar el asiento y la altura para conseguir una buena visibilidad del cuadro de mandos y del parabrisas. Evita que las rodillas toquen con el volante. 

Reposacabezas

En sus inicios, el reposacabezas era un extra de lujo que incluían los mejores modelos, pero desde 1993 su instalación es obligatoria. Gracias al reposacabezas, el cuello queda protegido de los latigazos que produce una colisión, protegiendo a los ocupantes de lesiones cervicales.

PASO 8: Una vez has colocado correctamente todos los elementos anteriores, date un minuto para comprobar el reposacabezas. El borde superior debe quedar a la altura de los ojos y a no más de 4 cm de tu cabeza. El reposacabezas debe apoyar la nuca, nunca la base del cráneo.

Espejos y el cinturón de seguridad

PASO 9Regula los espejos retrovisores, esenciales para poder ver lo que sucede detrás. Cuanto más abiertos los pongas, más campo de visión obtendrás de la verás. Ajústalos de forma que veas solo las esquinas traseras del vehículo. Recuerdo que el espejo interior te muestre la luna trasera al completo.

PASO 10Coloca el cinturón de seguridad de forma que la banda horizontal quede por encima de los huesos de la cadera, no sobre el abdomen. La banda diagonal debe quedar a la altura de la clavícula y no sobre el cuello.

Call Now Button
Abrir el chat
1
Neumáticos Cheto
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?

Escribe tu correo y gira la ruleta para ganar premios

  • - Canjea el premio en nuestros talleres
  • Sólo aplicables en servicios de mecánica
  • ¿Tendrás suerte?
PROBAR SUERTE
Estoy de acuerdo con los términos y condiciones